miércoles, 27 de diciembre de 2017

Nadando entre Elefantes

Puedo soñarme,
nadando entre elefantes
junto a enormes olas,
nadando.

Luego despierto,
desnudo por un río,
y endurecido, por el transparente cuerpo líquido que me atraviesa.

Suelo soñar,
mirando el cielo,
de día y de noche.

De día,
imagino las estrellas que no veo,
de noche
vuelvo a verlas,  en millones, como soles,
y las uno dibujando con los dedos.

Busco respuestas al soñar,
escribo las preguntas en papel
debajo de la almohada,
por mi brazo abrazada.
A veces me lo escriben en la piel
y a veces me despiertan  junto al mar.

Puedo soñarme
en las alturas,
volando entre las hojas de un libro,
perdiendo entre las frases
las tildes y las comas,
y dejarlas sin quererlo sin sentido.

Luego despierto y lo pienso,
fue, la velocidad del río.

Suelo soñar,
aunque luego vuelva a despertar.

Suelo estar despierto
pero siempre vuelvo a soñar.