domingo, 24 de diciembre de 2017

23

Solo son calles,
alimentadas de lágrimas
en la parte de la puerta,
que espera entrar sin ser cerrada.

Hay llaves,  dejando huella
en la arena de una playa solitaria
donde sólo llegan, los pocos recuerdos,
los únicos recuerdos, o simplemente
los recuerdos de verdad.

Ahora, quiero mirarte, y perderme
mientras me alejo de tí.
Solo, son segundos,
segundos solo,
y manos, acariciándose los dedos.

Voy a terminar de escucharte
y saltaré después de tí,
cuando insinúes haber terminado.

Libros en el suelo.
Madera de mesa,
hojas de cartón.
Besos de cristal, y bocas muertas,
y un reloj sin hora
hablando de pasión.

La mitad, es la verdad del corazón.
Lo que siento, son latidos...
despiertos y escondidos sin razón.