miércoles, 11 de octubre de 2017

La hora de la luna

El inclinado perfil del cuerpo de tu mesa
martes, clases de baile con los pies en la tierra
seis, y con su y media
dibujando círculos en el aire.

Los dueños de la existencia
perdiendo la inocencia que adentró en el Mar
dibujando en la arena la paciencia
que lleno de agua su mitad.

Me quedo
con las miradas y sus brillos
y el latir del corazón en madrugada
y esos besos al cristal
que nunca dicen no...
y se transforman
en piel sin pedir nada.