martes, 4 de julio de 2017

Mañana

Al amanecer
conversan las aves a silbidos
entre las sombras sin Sol
distingo una nota en español
amarrada a las ramas de sus nidos.

El amanecer
me pide una rebeca de color gris
para guardarme de la brisa fresca
Verano... pareces  primavera.

Brisa fresca, sincera
piel desnuda, alumbrada...oasis...
noche en las estrellas
orilla de la mano prendida

por el aire de una boca
a boca encendida

fuego de  yesca.

Luz en el manantial,
bajo de Luna.

El sonido del silencio me despierta.
y la verdad...puede parecer aunque no sea...
un segundo a medias.

Cierro los ojos para despertar...
y vuelvo sin querer... dos pasos atrás
y me quedo con su olor.

Cojo carrerilla y salto... respiración... acantilados de aire...

Abro los ojos para soñar
y siempre me encuentro misma verdad.

El alimento de la noche
es la luz de sus días.