miércoles, 31 de mayo de 2017

CAS-ARTE

De mañana,
entrando por el garaje
sintiendo la nube del que crea
al revés que los Reyes Magos
que lo hacen en la noche y por la chimenea.

Subiendo, peldaño por escalón
pasando por cocina y descansillo
y después a su salón.

Monedas muy grandes,
en una pared con brillo.
Una imagen en el televisor,
la música vino después
improvisación sin fin
manos en violín
humo de trovador.
Miradas de rostro sencillo
fundiendo corazón con mismas paredes.

El verde de ti, David, fue la terraza
con más flores que nunca,
con más amigas y amigos que migas,
con más verdad
que la que casi nunca se pronuncia
con velo de canción sin ukelele
en la noche en la que el aire
es la sábana bendita del vino
que a falta cuatro comparten...

              una sensación.